BLOG

¿CÓMO FORMAR BUENOS CIUDADANOS?

El trabajo como docente me ha permitido comprobar lo aprendido en diplomados de ciudadanía, ética y filosofía y donde se concluyó que ser un ciudadano implica pertenecer a una ciudad o sociedad cumpliendo con los deberes y responsabilidades de la misma, con pleno derecho político y jurídico.
Significa cohabitar para el bienestar común. Como todos sabemos nuestros niños y jóvenes formarán la próxima generación que vendrá obligada a ejercer los derechos, deberes y responsabilidades de nuestra sociedad en el futuro cercano. Por tanto, estamos obligados moralmente a hacer de ellos buenos ciudadanos y entonces surge la pregunta ¿Cómo hacerlo?
Fundamentalmente esto se podrá lograr a través de su formación diaria y a tomando en cuenta este aspecto en todas las áreas y en todo momento, y no solo esto se ha de dar en ámbito del colegio sino también en el hogar para lo cual se tiene el apoyo de los encargos y el canal que nos permite desarrollar la formación de un buen ciudadano son los valores. En la experiencia docente es claro que formar en valores no es una formación teórica sino es una formación práctica y es una formación coherente dada con el ejemplo. Lo cual implica que todos los actores educativos (docentes, administrativos y padres de familia) son ejemplo del cultivo y desarrollo de determinados valores con su actuar cotidiano. Por tanto, es esencial tomar conciencia de que no podemos dar solo una consigna de lo que es determinado valor y señalar las actitudes que reflejan este valor, sino que en proceso educativo y de formación debemos inducir a la reflexión grupal y personal sobre nuestro actuar cotidiano de tal manera que se logre la introspección de la persona sobre lo que es el actuar personal y el cultivo de determinados valores.

El siguiente aspecto es que el eje para ser un buen ciudadano es el pensar en el BIEN COMÚN y orientar a nuestros estudiantes a trabajar en función a esto y no buscar solo su comodidad o beneficio personal, por ende, al actuar pensando en el bien común estará respetando los derechos de los demás, y estará asumiendo sus responsabilidades. Igualmente se estará tomando en cuenta la inclusión, tolerancia, solidaridad, empatía, asertividad; esto lo llevará a establecer el principio de democracia y a tener como meta el BIEN COMÚN.

Entonces como formadores y padres debemos ayuda a los niños y jóvenes a desarrollar una identidad saludable que los comprometa con su contexto cultural y social. Fomentar que se respete tal cual es, que entienda cuál es su función dentro de la sociedad y que valide sus capacidades.

-Por otro lado, es fundamental no darle mensajes mixtos o confusos.
-Fomentar los valores. Es importante que el menor entienda valores como el respeto, la dignidad, la nobleza y la humildad.
– Mantener un buen comportamiento en todo momento para que imiten tu conducta.
-Promover la justicia social. Enseñarles que pertenecer a una sociedad conlleva igualdad de oportunidades, así como de responsabilidades.
-Hay que enseñarles a evaluar y analizar las consecuencias de sus actos. Que entiendan que si roba ira a la cárcel promoverá que no robe.
-Explicarles el por qué se deben de comportar de una u otra manera. Es importante que conozcan razones válidas para comportarse de una u otra manera porque esto facilitara que tomen buenas decisiones cuando no estemos presente. Y que no se trata de complacer a padres o maestros, sino que es para su propio bienestar.
-Fomentar la comunicación efectiva. Hablar con el niño o joven, pero sobre todo escucharlo.
– Capacitarlos para comportarse de manera ética y moral.
-Fomentar la independencia. Recordemos que será él quien deberá tomar decisiones importantes por sí mismo en el mañana.

En mi opinión los docentes debemos asumir el compromiso de una educación integral, eso significa que sea cualquiera que sea el área que yo como persona desarrolle o enseñe estoy obligado moralmente a guiarle en su formación en valores y por ende en su formación como buen ciudadano, obviamente esto implica que nuestro actuar tiene que ser coherente con lo que predicamos.
Muchas veces debido a la carga laboral, compromisos económicos, académicos, entre muchas otras situaciones, los formadores y más los padres pasan por alto el compartir tiempo de calidad con nuestros los niños y jóvenes. Para crear buenos ciudadanos es importante sacar tiempo valioso para educar. De esa manera podremos garantizar la prosperidad social y la calidad de vida de nuestra sociedad, además de formar personas que serán como una semilla que dará buenos frutos. Porque luego ellos continuaran la posta de formar buenos ciudadanos a partir del inculcarles a su hijos los principios como los que ellos se educaron y desenvuelven.

Por tanto debemos apuntar a que nuestros niños y jóvenes para ser buenos ciudadanos tomen en cuenta siempre estos aspectos:

1.- Cuidar el medio ambiente (ser promotores).
2. Tener valores cívicos, desarrollar la empatía. (No hagas a los otros, lo que no quieres que te hagan).
3. Respeto de la ley y de las normas.
4. Abogar por los Derechos Humanos (Buscar la paz, no el conflicto).
5. Respetar la vida (Nuestra dignidad y la de otros).
6. Rechazar la violencia.
7. Cumplir con tus obligaciones (Cumple lo que se espera de ti y da lo mejor de ti)
8. Proponer soluciones (No sólo te quedes en el paso de la crítica)
9. Participa (Se copartícipe y corresponsable de lo que pasa en tu comunidad).
10. Valora al otro (Todos tienen algo que aportar y hacer)
11.- Proteger, respetar y cuidar a las personas de la tercera edad y menores de edad.
12.- Proteger y cuidar a los animales como seres con derecho a una vida digna. (No al maltrato animal).

A partir de esta formación se podrá lograr el cambio de nuestra sociedad y debemos asumir que en nuestras manos está el ser gestores de la transformación porque una sociedad es el producto de su educación.

Ruth Patricia Leiva Melgar

Docente de la especialidad de Sociales- Arte y religión

Fuente
Artículo Buen ciudadano diez pasos